¿Se os ocurre una noche más adecuada para preparar una crema de calabaza que la de Samaín –o Halloween-? Si vas a vaciar y decorar una de estas curcubita máximas, ¡aprovecha la pulpa y prepara una estupenda crema acompañada con patatas Bonilla a la Vista!

Ingredientes

Calabaza (400 gramos)

Cebolla (150 gramos)

Ajo (1 diente)

Puerro (150 gramos)

Aceite de oliva (un chorro)

Caldo de pollo (1 litro)

Nata (100 mililitros)

Nuez moscada (media cucharada de postre)

Patatas Bonilla a la Vista (al gusto)

Preparación

Antes de nada, asegúrate que la calabaza está limpia, sin pepitas ni hilillos y córtala en tacos. A continuación, toca dorarla en una olla con un chorro de aceite de oliva. Mientras, trocea la cebolla, el puerro y el ajo.

Una vez que la calabaza está lista, rehógala con el resto de verduras. Échale la nuez moscada y sal al gusto. Déjalo a fuego lento durante unos diez minutos y añade el caldo de pollo para la cocción que tardará unos quince o veinte minutos.

Llega el momento de añadir la nata (puedes sustituirla por leche vaporizada si la prefieres más ligera) y ¡a triturar! Hasta que quede una textura homogénea y sin grumos.

Ya está lista la crema de calabaza. Ahora toca la guarnición: abre una bolsa de patatas Bonilla a la Vista y sírvelas al lado del cuenco con la crema, con este acompañamiento conseguirás equilibrar su sabor dulce.

¡Qué aproveche!