No hay un año que Bonilla a la Vista falte al Salón Gourmets. La feria de productos gourmet y delicatessen de referencia en España es una cita obligada en nuestro diario de a bordo y siempre supera nuestras expectativas. 

 

Una edición con novedades muy especiales 

Dicen que lo bueno se hace esperar y la 34ª edición del Salón Gourmets ha confirmado esta regla con creces. Después de posponerse varias veces debido a la pandemia, la feria gastronómica española por excelencia volvió con fuerza y allí estuvimos, un año más, para dar fe de ello. 

Con la ilusión de siempre, levamos anclas y zarpamos desde nuestra fábrica de Arteixo hasta el recinto Ifema, en Madrid, escenario del evento. Allí estuvimos del 18 al 21 de octubre en nuestro stand, que recibió la visita de viejos conocidos de Bonilla a la Vista y también de caras nuevas. Porque si algo bueno tiene el Salón Gourmets es que nos permite estar en contacto con lo mejor de nuestro sector, potenciales proveedores y clientes que pueden aprovechar la cita para conocernos de cerca y comprobar en primera persona por qué nuestras patatas fritas han dado la vuelta al mundo. 

Además de los productos de siempre, este año nos acompañó en la travesía una tripulante nueva: nuestra lata de 275 gramos. Aunque ya hace meses que llegó a las tiendas y que puede comprarse a través de la tienda online de Bonilla a la Vista, el parón del Covid nos había hecho retrasar su presentación en sociedad. Esta feria fue el primer evento gastronómico en la que pudimos presentar públicamente este nuevo formato y no podemos estar más contentos con la acogida.

¡Larga vida al Salón Gourmets!