HISTORIA

Bonilla a la vista siempre te acompaña en esos pequeños momentos felices de tu día a día: una tarde entre amigos, unas cañas en el bar, el cumpleaños del pequeño de la casa, disfrutar de la brisa marina tras una tarde surf… momentos únicos e irrepetibles, momentos Bonilla a la vista, que surgen tras muchos años de trabajo, experiencia y dedicación, ¡Descubre qué hay detrás de Bonilla a la vista en nuestro diario de abordo!

1932

INICIAMOS LA TRAVESÍA

Bonilla a la vista suelta amarras y se lanza a la conquista de los océanos. Nuestra travesía comienza en Ferrol en el año 1932 a las órdenes de Salvador Bonilla, padre del actual capitán, César Bonilla. Salvador se movía como pez en el agua por la geografía gallega con su puesto de feria repleto de momentos de felicidad. Recorría pueblos y villas con sus deliciosas patatas fritas y sabrosos churros.

Además, en ese mismo año abre su primera churrería en la calle Benito Vicetto, 39 de Ferrol. Los momentos Bonilla a la vista, habían llegado para quedarse.

1949

DESEMBARCAMOS EN A CORUÑA

El mar estuvo especialmente bravo en el otoño del 1949, pero eso no impidió que la nave atracará en buen puerto. En noviembre, los momentos Bonilla a la vista se instalaron en la calle del Orzán, 138 de A Coruña. Nacía así la primera churrería Bonilla a la vista en A Coruña.

1958

FUERTE MAREJADA

Un año de fuerte marejada que comienza con el traslado de la churrería a la calle Galera, donde muchos nativos coruñeses fondeaban a menudo para disfrutar de los ya legendarios momentos Bonilla a la vista. Esa fuerte marejada derivó en tempestad: a la tripulación Bonilla a la vista le era imposible crear de forma artesanal sus productos, por lo que el capitán en aquel momento (padre del actual) da orden de detener la elaboración de patatas fritas. Sin embargo, la idea no desapareció del todo, y 30 años después las patatas Bonilla a la vista regresaron a puerto.

AÑOS 90 Y 2000

LA FLOTA CRECE

Una era llena de nuevos navíos en nuestra flota, con aperturas de nuevas churrerías Bonilla a la vista en la ciudad de la Torre de Hércules: en el primer piso del centro comercial Cuatro Caminos (1992), en calle Barcelona, 43 (1996), en la calle Real, 54 (1997), en Juan Flórez, 30 (2002), en Ramón y Cajal, 45 (2006) y en Ronda de Outeiro (2010). Los momentos Bonilla a la vista llegaban así a diferentes puntos de la ciudad de A Coruña.

2010

ATRACAMOS EN BARCELONA

Los momentos Bonilla la vista se expanden y se lanzan a la conquista de Cataluña. De la mano de Olivias Selección, atracamos en el puerto de Barcelona desde donde se envían nuestras patatas, churros y chocolates a diferentes establecimientos hosteleros y de venta al público de la zona.

2014

BONILLA a la vista ESTÁ DE MODA

A los franceses les gustan tanto nuestras patatas Bonilla a la vista que no solo las venden entre otros lugares, en la selecta La Grande Épicerie de París, sino que las grandes firmas de moda las sacan en sus campañas. Es el caso de la firma Balmain, que contó con nuestra bolsa de patatas en su campaña primavera-verano de 2014.

2016

DESEMBARCAMOS
EN COREA

Sin duda, nuestra travesía más larga. En abril de 2016 atracamos en Corea del Sur con nuestras deliciosas patatas Bonilla a la vista. La acogida fue extraordinaria (sus existencias se terminaron en dos horas) desde su llegada a puerto donde las esperaban rostros conocidos de la sociedad coreana, hasta su incursión en tierra, ¡nuestras patatas llegaron a salir en televisión! Actualmente nuestros navíos transportan dos contenedores llenos de patatas Bonill a la vistaa cada mes a Corea del Sur. Descubre más sobre nuestra intrépida aventura.

2017

ANIVERSARIO ESPECIAL

Celebramos nuestro 85 aniversario por todo lo alto, renovando el buque en el que nacen los #momentosBonilla: nuestra fábrica. Una inversión de más de medio millón de euros y tecnología punta como nuestro nuevo tren de frito cuyo “ojo mágico” detecta y descarta piezas quemadas o manchadas.

1942

¡MÁS NAVÍOS!

Los momentos Bonilla a la vista arrasaban por donde quiera que fueran, el negocio iba viento en popa a toda vela, Salvador llegó a regentar un hotel y un café de verano en los años siguientes.

1950

LA MOTO GUZZI UN SÍMBOLO DE BONILLA a la vista

En tierra firme los momentos Bonilla a la vista eran aclamados por los coruñeses y coruñesas. La bicicleta primero, y la moto Bonilla a la vista de la marca Guzzi después, se convirtieron en nuestros navíos de tierra, repartiendo patatas fritas Bonilla a la vista envasadas en latas de 1 kg retornables a las cafeterías de la ciudad. Los momentos Bonilla a la vista ya estaban disponibles tierra adentro, más allá de nuestra churrería.

1988

¡ARTEIXO A LA VISTA!

Las patatas Bonilla la vista regresan a puerto gracias a la creación de la fábrica Bonilla la vista en el Polígono de Sabón en Arteixo, no muy lejos del mar. La mejor materia prima (patata seleccionada y aceite de oliva) se fusiona para conseguir la calidad habitual y crear pequeños momentos de felicidad en cuanto se abre la lata Bonilla  a la vista.

2008

PREMIO CARREFOUR A LA MEJOR PYME GALLEGA

En octubre de 2008 recibimos un importante reconocimiento a nuestro trabajo. Los clientes de Carrefour nos eligen a través de sus votos como la mejor PYME agroalimentaria gallega del año, entre otras 90 empresas y 625 productos gallegos, ¡seguro que todos los votantes disfrutaron más de una vez de los deliciosos momentos Bonilla a la vista y eso tuvo mucho que ver!

2013

DO YOU SPEAK ENGLISH?

La travesía continua y esta vez nuestros barcos se alejan como nunca lo habían hecho partiendo en dos direcciones diferentes: primero desembarcamos en Reino Unido, llegando incluso al despacho del mismísimo alcalde de Londres en aquel momento, Boris Johnson, al que no le faltaba una de nuestras latas Bonilla a la vista en su oficina. Al mismo tiempo, llegamos a Estados Unidos, en donde el gran chef José Andrés incorporó nuestras deliciosas patatas Bonilla a la vista en su negocio. En 2013 los momentos Bonilla a la vista traspasan fronteras.

2016

LA CHURRERÍA DE CALLE GALERA,
PIERDE SU SÍMBOLO

Uno de los momentos más duros para la comunidad Bonilla a la vista y para los amantes de los momentos Bonilla a la vista. La gran Lolita Bonilla, esposa del capitán César Bonilla, nos deja a los 81 años. Toda una vida detrás del mostrador en la churrería de calle Galera donde todo el mundo la recordará siempre al pie del cañón.

2017

UN PREMIO A NUESTRA TRAYECTORIA

A principios de año avistamos un nuevo premio en el horizonte, y no nos equivocábamos: recibimos el Premio Picadillo al mejor productor por su trayectoria profesional a lo largo de los años. Un premio que recogimos en el Forum Gastronómico de ExpoCoruña.

EL CAPITÁN

CÉSAR BONILLA VÁZQUEZ

César Bonilla Vázquez, tercera generación de una familia dedicada a la gastronomía. Su buque insignia son sus seis churrerías Bonilla a la vista, todo un símbolo de la hostelería de A Coruña.

¿ POR QUÉ

BONILLA A LA VISTA ?

El padre de nuestro capitán César Bonilla fue cabo de maniobra. Cuando volvía al barco gritaba la proclama “Bonilla a la vista” para responder a la típica frase “alto, quién va”.

Empleamos cookies propias y de terceros que nos sirven para analizar la navegación y mejorar la interacción con las redes sociales. Si continuas navegando entendemos que estás conforme con su uso. Puedes obtener más información o conocer como cambiar la configuración en nuestra política de cookies Ver política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar